Cada Madre es un mundo…

Ya son más de 100 días como Mama, aun me cuesta creer todo lo que ha cambiado mi vida pero al mismo tiempo no me imagino mi vida de otra manera… me entienden?

Si bien es cierto que a estas alturas de mi vida un bebe no vendría nunca a interferir con una ajetreada agenda social (creo que ya pase por esa etapa hace rato) los cambios son igual drásticos.

Y los cambios van desde aprender miles de cosas nuevas desde cero y sobre la base del sentido común, hasta convertirte en una experta en pañales y formulas… al menos eso es lo que tú misma te crees. En fin cada día lo asimilo mejor y vivo mi propia montaña rusa de emociones como: extrañar a mi bebe mientras trabajo, ponerme nerviosa de como sera cuando se enferme por primera vez, cuando se caiga, cuando camine, cuando coma sólidos, cuando vaya a la escuela, cuando hable, cuando me diga mama…. y es risa y llanto constante aunque no se me note…

Pero bueno estoy segura también de que le dio un nuevo color a mi vida, con mi bebe ya no hay rutinas que valgan, ni planes perfectos, pero esa imperfección le da nuevos colores a los días que tengo la dicha de vivir.

También descubrí que para poder llevar este cambio con mejor ánimo debo trabajar duramente con las traiciones de mi mente estresada que siempre quiere tener todo planeado a la perfección… cuando la única perfección es esa carita que me mira y se ríe cuando le cambio los pañales…