cambios

Un Nuevo compromiso profesional: No ser tan profesional?

Un Nuevo compromiso profesional: No ser tan profesional?

Cuando el pobre lava llueve, así puedo definir esta semana en mi trabajo… me renuncia una de las mejores del equipo, despiden a mi superior luego de 34 años de servicio, quien además es una bellísima persona, y por supuesto una revolución de cambios propios de una transición de una empresa familiar a una corporación que además tiene una cultura de esas complicadas… no digo más, pero menos tampoco.

En fin, como si era poco todo lo que pasa dentro de mí; ahora debo ser la columna de un grupo que confía en que yo pueda mantener un equilibrio “subjetivo/de ánimo” luego de todo estos cambios no tan cómodos o agradables.

Ese día terrible, yo les mande un email luego del despido que decía algo así (un extracto):

“…Hoy nada se ve claro, tenemos miles de expectativas (no muy positivas ninguna) pero hay algo que con mi corta o mediana edad aprendí, ya que no he tenido nunca la suerte que tienen muchas de Uds. de durar más de 20 años en un trabajo… y es que todos los días debemos ponernos la meta de hacer todo con el corazón y dar lo mejor (sin poner en riesgo nuestra vida, nuestra salud y mucho menos nuestra familia).

Vamos a respirar profundo, no perder el contacto, hacer de nuestro equipo de trabajo el mejor, hacer las cosas con amor y estoy segura que la vida nos dará las mejores respuestas a todas la inquietudes que hoy tenemos…

Las aprecio y respeto como seres humanos y como buenas profesionales”

Yo quería calmarlas y bueno en parte funciono pero también fue como firmar el compromiso de aquí estoy yo para que todo no sea tan malo, es decir, firme una carta en blanco de “aquí estaré fuerte, y cual Robín Hood para todas Uds.”.  Así que el compromiso es grande… no tanto como mi Bebe en camino pero grande.  Una de las respuesta que no olvidare a ese email fue:

“Eres nuestra cabeza y seremos tu cuerpo y echaremos todas adelante…”

El peor Escenario…visualizalo y pierde el miedo

El peor Escenario…visualizalo y pierde el miedo

En muchas ocasiones he hablado de este tema, incluso he contado cual es el origen de esta conclusión, sin embargo, creo que es muy importante recordarla con regularidad, tengo varias personas a mi alrededor e incluso yo misma que actualmente estamos planeando cambios contundentes en nuestras vidas, esos cambios no son solo personales, sino también profesionales, físicos, entre otros.

Básicamente de lo que se trata todo esto lo voy a compartir en pasos para que se entienda mejor y les ayude a tomar decisiones y perder un poco (preferiblemente TODO) el miedo a comenzar esos cambios:

PASO #1:

Primero que nada cuál es tu plan? lo tienes bien definido? a quienes pones en riesgo con tu plan? tienes respuestas claras para estas preguntas… Entonces comienza a hacer una lista escrita de los capítulos que debes cerrar para dejar todo bien desde el origen, luego haz otra lista de los capítulos que debes abrir en el destino final.

Ejemplo: si te vas a mudar debes hacer una lista de los servicios (agua, luz, cable, internet) que debes cancelar en esa “vieja” dirección, cambiar dirección de correo físico en tus tarjetas de crédito, etc.  En la dirección nueva debes poner en la lista los servicios que vas a mudar o crear, lo que necesitas comprar, etc.

PASO #2:

Ya sabes lo que necesitas hacer…pero que puede pasar?

Es el momento de la Verdad en este proceso…VISUALIZAR EL PEOR ESCENARIO!! Puedes hacerlo en tu mente o en un papel, pero haz una descripción detallada de la historia más terrible que te pueda pasar si el plan no funciona.

Ejemplo: Cambiar de Trabajo, que pasa si llegas al nuevo trabajo y nada es como esperabas? Qué pasa si pierdes este nuevo trabajo recién empezando? o si te botan por ser el más nuevo? tienes los fondos para pasar un tiempo sin ingresos mientras buscas otro?

PASO#3: <FIN>

Visualizaste claramente las consecuencias si el plan salía TODO mal…la gran pregunta es TE DA MUCHO MIEDO EL PEOR ESCENARIO? te crees capaz de superar el peor escenario de una manera efectiva y sin perder la seguridad en ti mismo?…Entonces ya tienes la respuesta ADELANTE que todo estará bien.

Comenzar algo nuevo: “ETAPAS”

Comenzar algo nuevo: “ETAPAS”

Cuantas veces en la vida nos toca comenzar de nuevo?: un nuevo trabajo, un nuevo hijo, un nuevo país, una nueva relación, una nueva carrera, un nuevo negocio, una nueva casa, una nueva mascota, un nuevo NUEVO!…muchas veces verdad?


  Entonces como todo en la vida hay etapas:

ETAPA UNO: Los primero días en algo nuevo son HORRIBLES! no importa lo que te digan, adaptarse no es tarea fácil, pero lo bueno es que la mayoría lo comprende, es decir, si te equivocas y eres nuevo es normal, claro que hay dos cosas que ayudan a hacer más confortable y exitoso este proceso: “Sentido Común e Iniciativa Propia”, si piensas en las consecuencias de lo que haces con desconocimiento e Intentas sobre esa base resolverlo o hacerlo, las posibilidades de EXITO son mucho mayores.

ETAPA DOS: ESTO NO ES PARA MI…pasaron los días y te sigues sintiendo incomodo(a) con la NUEVA situación, entonces dices “que va esto no es para mí, quien me manda a estar cambiando” …y aqui en este punto tienes dos opciones: tratas de devolverte o le das otra oportunidad a lo nuevo…si te devuelves recuerda lo malo seguirá siendo malo y ahora peor porque puedes comparar, y si le das otra oportunidad puede que pierdas tiempo en otro cambio necesario, si así mismo como lo dije “OOOOTROOOO CAAAMBIO” <lo digo con cara de Exorcista>.

ETAPA TRES: QUIEN LO IBA A DECIR? ya eres un experto, lo nuevo es periódico de ayer, no puedes creer cuanto tiempo ha pasado, ni te acuerdas de todo lo que sufriste al comenzar…PRUEBA SUPERADA! y la famosa frase: “las vueltas que da la vida”

Necesito un cambio? …Siempre

Necesito un cambio? …Siempre

“Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios » Confucio

Ser feliz es adaptarse y adaptarse es una consecuencia de un cambio, suena conformista pero no, cambiar siempre trae consigo aprender algo nuevo, y aunque a veces parezca malo el cambio, podemos sacar lo mejor de él.

Desde que comencé a trabajar luego de graduarme he tenido que cambiar mi domicilio, no solo de ciudad, sino hasta de país, desde que comencé a enamorarme me ha tocado cambiar luego de cada ruptura mi forma de ver las cosas y tratar de corregir y perdonar, desde que decidí llevar una vida más saludable cambie mi forma de comer, cambie mi actividad física (y cambie 10 tallas de ropa y de peso), he cambiado de trabajos, he cambiado de carro, he cambiado amigos, grupos de amigos, en fin… cambios la vida es eso.

Suena fácil pero no lo es, cada cambio trae consigo un bulto que debemos cargar, pero depende de nosotros que ese bulto sea más fácil, más bonito, y más productivo.   Por ejemplo cambiar de trabajo, debes relajarte y abrir tu mente a lo nuevo (los nuevos compañeros de trabajo, el nuevo ambiente, el nuevo sistema, el nuevo negocio) y entender que equivocarse es lo normal, eres el nuevo y también representas un cambio para ellos.

Los humanos somos un ramillete de cosas diferentes en cada uno de nosotros, y para ponerlo aún más complicado cada ramillete es diferente uno de otro, algunos compartimos algunas de las flores de nuestro ramillete pero ninguno tiene exactamente las mismas que el otro, y es por eso que la tolerancia es una carta que debes llevar siempre a la mano a la hora de comenzar un cambio, porque hay flores de esos ramilletes que no te gusta su color, su olor, su aspecto, pero debes tener ese florero allí para continuar con el proceso de cambio, así que no depende de los demás si no de nosotros.

Siempre que tomas una decisión para un cambio debes pensar en el peor resultado de ese cambio, si absolutamente todo sale mal, si ese “horrible escenario” tiene una solución, entonces tienes en tus manos una excelente manera de medir los niveles de ansiedad que producen los altos riesgos.

No temas a cambiar muchas veces nada puede ser peor a lo que estas viviendo en este momento…